Comentarios de Retazos y puntadas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Infidelidad: Causas-Consecuencias

INFIDELIDAD, CAUSAS, CONSECUENCIAS Y CRISIS DE PAREJA
Terapeuta. José Jaime Martínez.
Sexólogo, Especialista en Hipnosis y en Programación Neurolingüística.

La infidelidad se vive como la peor traición de la pareja y se piensa que el infiel es el culpable de un grave daño a la relación de pareja, ya que, se supone que en la relación de pareja se tiene todo lo que necesita para vivir bien.

Generalmente se piensa que la infidelidad se relaciona con encuentros sexuales extra pareja.


Pero, también existe la infidelidad producto de las crisis o problemas en la pareja; en este tipo de infidelidad no sólo se trata de un evento sexual, ya que el o la infiel busca lo que no encuentra con su pareja, por ejemplo aspectos intelectuales, físicos, emocionales, de atención, económicos, etc.

Para poder entender un poco mas de la infidelidad, debemos decir que, la infidelidad existe siempre y cuando, primero exista una pareja, puede ser noviazgo, vivir juntos, matrimonio, etc.; a resumidas cuentas, la infidelidad va a afectar la relación de una pareja.

Esto surge, en parte por nuestra sociedad, ya que crecemos y somos educados para pensar que la monogamia será el tipo de relación en la que viviremos y por lo tanto, tenemos muchos argumentos de educación que así lo determinan.

Los factores de educación van conformando la moral, los valores, costumbres, normas, formas de comportamiento, etc. Y nos educan como personas con lo que conocemos como una conducta “normal” (nos referimos con normal que esta dentro de la norma social vigente) y lo normal en nuestra sociedad es que vivamos en pareja, repito es una forma educativa de tipo social, y debemos tomar en cuenta que existen otras formas, creencias, valores y costumbres.

Hasta aquí todo va claro; el problema surge cuando nos damos cuenta que los seres humanos en ocasiones pedimos cosas opuestas a lo que se esperaba, sobre todo en aspectos relacionados con la pasión y el amor.

La pasión que en ocasiones se desaparece o cambia y el amor que se desvanece cuando la rutina y la monotonía van llenando a la pareja de obligaciones, decepciones, mala comunicación, mala economía, mala salud, etc.

Pero ¿cómo definir la infidelidad entonces?.- De una manera rápida la podemos definir como las relaciones extra conyugales o extra pareja, sean de tipo sexual o afectivo.

Entendemos la relación fuera del lazo o compromiso de pareja, ya que se había establecido un acuerdo de estar juntos los dos sexual y emocionalmente el uno para el otro en exclusividad, al menos es lo esperado.

Pero y ¿Qué provoca la infidelidad?

Contra lo que muchos piensan, no es un solo factor y cada conjunto de factores dependen de cada persona y de cada situación y por lo tanto es muy difícil definir que produce la infidelidad. Lo que si se puede adelantar para entenderla son los factores que predisponen a las personas a la infidelidad:

Uno de los factores que provoca la infidelidad se refiere a la elección de la propia pareja.- Es importante señalar que no es del todo cierto que elegimos libremente a la pareja, por lo general la "decisión" está dada por factores restringidos al circulo en el que nos desarrollamos, es decir, la elección no es al azar sino que está altamente determinada de acuerdo con las actividades que realizamos, las cuales nos permiten "conocer" o relacionarnos con otras personas.

Incluso existen teorías que nos dicen que nos sentimos atraídos por personas que realizan actividades similares a nosotros, tal es el caso de las relaciones que se desarrollan en la escuela, en el trabajo, en el gimnasio, en los círculos de amigos, etc.

Generalmente en las relaciones de pareja donde se presentan episodios de infidelidad, producen formas de amor y odio o de amor y dolor; esto es causado por que suponemos que el otro "debe" satisfacer nuestras necesidades, lo cual se da muchas veces a nivel inconsciente. Las necesidades son de manera completa e integra, entre ellas destacan, lo económico, la atención, el amor, lo sexual, la protección, la fidelidad, etc.

Por ejemplo, la pareja complementaria, en donde uno "manda" y es considerado más desarrollado, mejor, más capaz, con mas dinero, etc., puede verse seriamente afectada cuando el "obediente" obtiene, por ejemplo logros que lo hacen salir del esquema anterior, o entender la relación desde otra perspectiva.

En este ejemplo, el "obediente", realiza una elección del tipo analítico pero dados los logros, su relación se transforma en una elección basada mas en la confianza en si mismo. La relación continúa siempre que la elección sea ratificada por ambos miembros de la pareja.

Puede darse el caso de que la elección de la pareja se base en un afán de evitar la depresión o de no querer estar “solo consigo mismo”, y esto haga que la elección sea de tipo analítico y cuando descubra que su pareja no es la solución a sus problemas buscara entonces una relación extra.

Las situaciones anteriores, hacen referencia a elecciones de pareja poco sanas, en la medida en que se hacen modos de relación rígidas que ante cualquier crisis o problema "vital" de la pareja, resultarán las conductas inoperantes para resolver o cuando menos llevar a buen término los problemas que la aquejan. Y una de las conductas que hace inoperante la relación de pareja es la infidelidad.

En ese momento, lo que parecía amor, se va tornando en frustración, coraje y odio, lo cual puede desencadenar que se busque un amante que sea totalmente opuesto a lo que es la pareja, aunque también pueden aparecer personas circunstanciales que podrán general los cuadros de infidelidad, por ejemplo, el caso donde un (a) amigo (a) o compañero (a) de trabajo se vuelve la persona que nos escucha sobre los problemas que tenemos. La compenetración que se logra al contar nuestras penas es tanta, que muchas de la veces puede generar un romance.

Ya que eso brinda como un desahogo emocional, en ocasiones esto permite seguir en la relación de pareja, ya que de alguna manera se logra compensar que lo no se tiene con la pareja.

Esto tiene una lógica basada en la existencia de relaciones de infidelidad en donde la relación sexual no es lo más importante, sino la necesidad de sentirse escuchado y atendido por otra persona.

La relación extra conyugal también se llega a presentar por que alguno de los dos se siente amenazado en su autonomía y a través de otra relación, se logran sentir apoyados o con un “valor extra” que permite enfrentar las cosas que solo (a) no se podía. Sobre todo que la extra relación permite seguir sintiendo cierta autonomía.


También existen relaciones extra pareja cuando se sienten que la pareja amenaza la independencia y la autonomía y se tienen miedo a quedar atrapado (a), en este sentido, se observan personas que una vez que el/la amante inicia sus exigencias, buscarán nuevamente otra relación que los "salve" tanto del cónyuge como del amante "devorador" o bien, pueden mantenerse así para evitar ser absorbidos por ambas.

Hasta aquí hemos dado un repaso de algunas de las causantes de la infidelidad, y diremos que es necesario, para mantener una buena relación de pareja, establecer cierta independencia y autonomía entre los miembros de la pareja, para lo cual se debe considerar que:

  • Se debe mantener una buena comunicación efectiva en la pareja.

  • Se recomienda constatar el lazo de unión en la pareja.

  • Se considera importante renovar los acuerdos de la pareja.

Y finalmente, es importante recomendar el revisar como quieres vivir, ya que la fidelidad también es un acto de convicción, esto quiere decir que para mantenerte tranquilo (a) en una relación, debes planear que tipo de relación quieres y propones, ya que la infidelidad se relaciona con el acto de mentir o engañar a la pareja, ya que esta desconoce nuestras intenciones.

Casi todas las parejas viven en crisis y la infidelidad es uno de los factores que mas afectan a la relación entre dos personas.

La infidelidad es un tema sujeto a polémicas, pero que cada vez esta más cerca de nosotros.

¿Quién no conoce a una pareja en donde se ha presentado la infidelidad?

En la infidelidad se conjugan muchos factores como son:

  • Los valores de la persona
  • Las actitudes que tiene
  • Los prejuicios que tiene por su educación
  • Los estereotipos que ha seguido como modelos en la vida
  • Los problemas de inseguridad, etc.

Para saber si la persona infiel presenta grados de “enfermedad psicológica” o rasgos patológicos, la infidelidad debe presentarse como una conducta repetitiva y estereotipada (que lo hace o ha hecho en repetidas ocasiones, pero siempre son las mismas circunstancias), lo cual trae como consecuencias que no se logre el desarrollo de la pareja y en ocasiones incluso el desarrollo personal se ve limitado.

La infidelidad es mas común de lo que suponemos o queremos aceptar; ahora es bastante fácil encontrarse con momentos y personas que lo facilitan, por ejemplo con los compañeros de trabajo, los vecinos, los conocidos de la escuela de los hijos, la gente que se conoce por Internet, etc.

Así que la infidelidad esta a la orden del día y presente en cualquier lugar de nuestra vida, lo cual hace aparecer que el tema del amor incondicional esta cambiando y cada vez son menos las personas que viven bajo este principio.

Es importante analizar esto, ya que, desde la adolescencia vamos formando el concepto ideal de pareja, que al no lograrse nos sume en profundos conflictos, tanto por la decepción, como por la ausencia del amor comprometido, así como por la frustración de no poder lograr lo que tanto se había anhelado, ya que fuimos preparados para vivir en pareja.

Parece que uno de los problemas serios de la infidelidad es que ya no checa del todo con los valores actuales en los que viven las parejas, y el desajuste de los valores, va representando nuevas conductas, pero estas nuevas conductas, por mucho que las podamos entender, no dejan de ser muy dolorosas y destructivas, sobre todo si nos referimos a la contradicción de lo que idealizamos y lo que vivimos.

Podemos decir que efectivamente la pareja esta en crisis, pero también la forma en que vivimos esta en crisis y eso no va a hacer que la sociedad o la pareja desaparezcan como formas de vivir.

Lo que si podemos afirmar que hay una incertidumbre en la manera en que vivimos, en la forma en que nos relacionamos, así como en las expectativas que tenemos en otras personas.

Un ejemplo de estos cambios, es que ahora hay muchas mujeres que son la cabeza de la familia, cuando antes este era el papel fundamental del hombre en la familia, pero eso cambio.

Ahora podemos decir que la vida en pareja es una forma de convivencia que tiene mucha carga en cuanto a las necesidades y expectativas de los hombres y mujeres modernos, ya que en la pareja se depositan todas las necesidades sexuales, económicas, roles sociales, comunicación, felicidad, protección, comprensión, etc., etc. y conciente o inconscientemente se piensa que la pareja va a cubrir todos estos factores.

Cuando estos no se cubren dentro de la relación en pareja, se puede presentar una relación extramarital, en muchos de los momentos como una “salida falsa” al problema, ya que en vez de enfrentarlo, se evade con una persona que “aparentemente” cubre esa necesidad o expectativa que se tenía, lo cual se puede presentar en cualquiera de los dos miembros de la pareja, no como antes se creía, que el hombre era el infiel, ahora es por igual con las mujeres.

Así que podemos afirmar que el “poner los cuernos” no solo es cosa de hombre, sino también de las mujeres.

Es importante señalar que la infidelidad no sucede espontáneamente, siempre hay motivos que la provocan.

Entre las razones más comunes que desarrollan la infidelidad destacan:

· Sentirse devaluados con o por nuestra pareja.

Al paso del tiempo con la pareja, aparecen los rasgos reales de la personalidad de nuestra pareja y nos damos cuenta que teníamos idealizada a la persona con quien convivimos, y sus conductas en muchos de los momentos de la convivencia defraudan lo que esperábamos de la relación en pareja.

Un ejemplo es cuando la pareja abandona al otro centrarse sólo en sus objetivos personales (por ejemplo en su trabajo) y no en los objetivos de la pareja, y si ese tiempo encontramos a una persona que nos hace sentir más valorados, la elegimos para una relación, en ocasiones inconscientemente, y es la forma en que se inicia una infidelidad.

· Cuando la monotonía toma por sorpresa a la pareja.

La vida actual nos llena de responsabilidades y nos deja poco tiempo para la convivencia, ¿Quién no pasa días de trabajo llenos de tensión? Que nos dejan realmente rendidos, que al llegar a nuestra casa o a ver a nuestra pareja, solo sentimos el cansancio y en ocasiones la “depre” del día.

Esto nos va llevando a descuidar los detalles cariñosos que se requieren para vivir en pareja, sentimos que el amor se acabó, se produce un distanciamiento y nos empezamos a sentir encadenados a pasar el resto de nuestros días en una relación que ha perdido su encanto.

Un matrimonio sumido en la rutina y en el aburrimiento suele abrir una puerta para que pueda llegar un intruso y aborde a nuestra pareja, ya que esta nueva persona no representa obligaciones y si presenta el encanto de una nueva relación, sobre todo sin compromisos.

· Si el sexo es deficiente, mas temprano que tarde nos interesa probar algo nuevo.

El sexo es una de las esferas mas importantes de la relación en pareja y si este no es satisfactorio, la frustración y la insatisfacción se va a vivir conciente o inconscientemente. Recordemos por un momento que si nos sentimos insatisfechos, buscaremos fuera de la relación la satisfacción que no encuentra en su pareja, y sino lo quieres creer, revisa tus propias fantasías, ahí encontrarás algunas pistas.

Esto no tiene nada que ver con que queramos a nuestra pareja, pero si en la intimidad las cosas no salen bien y no llegamos a sentirnos satisfechos por que la relación no es excitante, es fácil llegar a tener relaciones sexuales con otra persona, puede ser por la frustración, el enojo o la desesperación de no lograr la satisfacción sexual con nuestra pareja.

· Si no se logró cortar el cordón umbilical, existe dependencia con los padres.

Cuando la pareja depende emocionalmente de sus padres, nos muestra su inmadurez, ya que no es capaz de establecer límites con sus padres, lo cual repercute en la relación de pareja por la constante intromisión de ellos en la vida de la pareja, esta conducta infantil de nuestra pareja, generalmente nos llena de un sentir la falta de apoyo, y generalmente provoca insatisfacción por no encontrar el lugar adecuado en la relación y esto nos impulsa a buscar una relación extramarital.

· En la búsqueda de nuevas experiencias, los seres humanos dejamos de medir

las consecuencias de nuestros actos.

Cuando la monotonía se apropia de los espacios de la pareja, se va perdiendo la seducción, el enamoramiento, la ilusión y la expectativa sexual, solo se vive en el hastío de una relación, y en verdad hay quienes necesitan seguir satisfaciendo su necesidad de sentirse enamorados. La curiosidad de experimentar el sexo con otras personas y de vivir la aventura es tan fuerte que se busca un “free”.

· Idealizar a la pareja, siempre nos lleva a la decepción.

Al idealizar a una persona, generalmente nos enfrentaremos a sus defectos, ya que parecía ser la persona ideal que no tenía defectos y al enfrentarlos, nos sentimos engañados, desilusionados, etc. y esto se convierte en una oportunidad para la infidelidad.

Por tal motivo elegimos como amante a una persona totalmente opuesta a la pareja y con esta nueva persona se llevan a cabo todas sus fantasías sexuales y no con la pareja para sentir que la siguen manteniendo en el concepto de "decente".



Hay parejas que acuerdan que si se vale tener otras experiencias sexuales con otras personas y por lo tanto se dan el permiso de vivirlo, en estos casos no podemos hablar de infidelidad, ya que la infidelidad se basa en el engaño, en ocultar, en mentir, pero si es un acto acordado no existe este concepto; tal es el caso de las parejas swigers.

· Sentir que la libertad se acaba .

Existen dos factores que si se conjugan van a causar un descontrol en la pareja, si uno de los dos tiene problemas con el compromiso y el otro es asfixiante y controlador, la libertad siempre parece estar en peligro y nos sentimos atrapados en una relación que parece restar cosas a nuestra vida y por lo tanto en la búsqueda de salidas, es fácil encontrar a una extra pareja, ya que esta nueva persona nos hace sentir libres, ya que mitiga la sensación de asfixia de la relación en pareja.

· La lista de factores no termina, la infidelidad se puede dar por tener el poder, por que se facilito un momento,

por una noche de copas, búsqueda de nuevas experiencias,

por cansancio y deterioro de las parejas, insatisfacción emocional, etc…

Finalmente, si te encuentras o conoces a alguien que esta pasando por un problema similar, recuerda que es lo mejor es acudir por ayuda con un terapeuta calificado en terapia de pareja para que les ayude.


Laura Aguilar Ramírez.

En muchas parroquias se dan también pláticas para matrimonios que suelen ayudar mucho a las parejas, al ser moderadas por personas preparadas para ello. Porque muchas veces las causas no están en el consorte, sino dentro de uno mismo.

Si uno o los dos miembros de una pareja, se encuentra inestable emocional, pero sobre todo espiritualmente es muy difícil que su relación fructifique.

La infidelidad surge entonces de una inestabilidad e inseguridad del individuo y afecta necesariamente a su pareja; surge de una crisis de valores, de una crisis afectiva, de una crisis de identidad y reconocimiento de ser hijos de Dios y por lo tanto, de tener el derecho y la responsabilidad de vivir como tales.

Te invito entonces, a reflexionar sobre tu relación con Dios.
Te aclaro que la Iglesia no está en contra de las terapias para parejas, al contrario, las considera como una herramienta más para consolidar a las parejas.


La infidelidad emocional

Dr. Gregory A. Haglund enviar mensaje al autor

En la mente de muchas personas, la definición de la infidelidad marital es bastante simple: si usted tiene una relación sexual con alguien más que con su esposo o compañero de vida, usted le es infiel y lo engaña.

Hoy, terapeutas y consejeros están agregando un área más gris a esa definición de la infidelidad, identificando no sólo a la infidelidad física como la formadora de ataduras que “roban” al esposo, a la esposa o a la pareja la intimidad emocional, que le da sentido y razón de ser como compañeros.

Como dice la canción, no se forjan lazos en “una noche de copas”, pero sí se crean lazos emocionales muy fuertes entre compañeros y compañeras de trabajo cuando comparten todo: sus aspiraciones, cómo va su matrimonio, sus problemas, y dejan a la luz de su amistad los secretos e intimidad de sus esposos y parejas. “Si usted comparte estos aspectos internos de su vida con compañeros y amistades, está estafando a su esposo o pareja, y a su intimidad”, en opinión de William Doherty, un profesor de Familia y Asistencia Social de la Universidad de Minnesota.

Algunos expertos han llegado a considerar a ésta la nueva crisis de la infidelidad. Primero porque es obvio que las relaciones entre sexos están cambiando rápidamente, no sólo por la excitación o la emoción de tener una nueva relación fuera del matrimonio, sino que además esta infidelidad se finca entre personas cercanas, que forman conexiones profundas y apasionadas, antes de comprender que han cruzado la línea de la amistad platónica.

Es un hecho que ahora existen más y mayores oportunidades para la formación de relaciones íntimas emocionales entre hombres y mujeres, y para romper límites entre sentimientos platónicos y románticos enturbiados por la amistad. Tanto los cambios en la economía y la incursión de más mujeres en la vida laboral en todos los niveles, así como el acceso masivo a internet, han hecho más fácil y rápida la relación y los lazos entre extraños.

En medio de este espejismo puede ser muy fácil conocer a alguien y suspender la realidad. En internet, un contacto puede volverse un ideal romántico sin fallas, pero virtual al fin. En la oficina, un colaborador intrigante puede parecer mucho más excitante que el esposo con quien usted convive y tiene que criar a los niños, ¿no es cierto?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Recibe por correo esta pagina