GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¿Sólo por el vestido?

¿Cuántas veces soñaste con casarte de blanco ante el altar?
El vestido de novia es símbolo de pureza de corazón, pureza a la que toda mujer aspiramos. Pureza que entregamos a Dios.

Los vestidos para las mujeres son importantes.
El vestido que llevamos en nuestro bautismo, confirmación y primera comunión, posiblemente lo eligieron nuestros padres.

El primer vestido que nosotros elegimos y que lucimos en una fiesta en nuestro honor es el de quince años (en algunos casos, cuando nos lo celebran) que es la presentación oficial de una chica ante la sociedad, ante las personas que son parte del círculo en que nos desenvolvemos.
Es una fecha importante para las chicas.
Muchas no tenemos ésa fiesta por cuestiones económicas y es una celebración importante, aunque no vital.

Sin embargo, habrás notado que muchas uniones de jovencitos suceden después de sus XV años y muchas veces con el chambelán principal. ¿tendrá algo que ver que muchas chicas eligen el color blanco o perla para el vestido de sus XV años?
El vestido de XV Años debe ser en colores pastel o en otros colores, pero no blanco o perla o tonos parecidos.

Soy costurera, he realizado varios vestidos de XV Años y de Novia y he notado que muchas chicas celebran sus XV Años vestidas de blanco, o bien se unen al poco tiempo con su novio o simplemente no se casan por la Iglesia.

El Vestido de novia es algo especial. No por él mismo, sino por su significado. Con él significamos que entregamos nuestra pureza, nuestro corazón limpio para formar junto al ser que amamos, un hogar; pureza de corazón que tratamos de mantener durante nuestro matrimonio o sea, hasta el fin de nuestras vidas.

¿Has visto alguna vez a una quinceañera que parece novia? Yo sí. Y es triste. Es triste porque normalmente es un vestido elegido por la mamá. Es algo así como robarle su sueño a tu propia hija.
Los XV Años son una fiesta que debe gozar sobre todo, la quinceañera. Es su presentación ante la sociedad. El vestido debe ser elegido por ella, auxiliada por su madre, su madrina, etc. pero sobre todo, por ella.
La fiesta de XV Años es una fiesta a la que asisten normalmente sus amigos, sus familiares. Es una fiesta esperada por las chicas. No importa si se tienen pocos o muchos amigos, es muy bonito tenerla.

He asistido a fiestas de XV Años en donde hay de todo, menos jóvenes. Asistí a una en donde no había un sólo amigo de la quinceañera: se realizó en otra ciudad, con un vestdo de novia hermoso, con los familiares de su mamá (tíos, primos, etc.) y los de su papá. Curiosamente, la mamá deseaba casarse por la Iglesia y su papá no lo deseaba así. Y curiosamente también, ésta chica se casó casi a los treinta años.

Asistí hace poco a la boda de su hermana. A ella no le celebraron sus XV Años ni pobremente ni lujosamente. Estaba radiante en su vestido. La fiesta fué como una fiesta de XV Años: llena de amigos de ella, sus primos y sus familiares más cercanos.
¿Me creerás si te digo que ella andaba por su lado feliz, con sus amigos, sus primos y su esposo por el suyo? ¿Me creerás si te digo que después del baile con el novio, el padre, los primos y tíos se repartieron máscaras como si fuera carnaval?
¿Te suena éso como una boda o unos XV Años?

Pues bien: su matrimonio duró sólo 1 años y poco más.

Cuando no se tiene conciencia de lo que es el matrimonio, cuando se tienen tantas frustraciones, tantos resentimientos, tantas piedras en el corazón, el vestido de novia no es símbolo de pureza.

Fué una boda triste, a pesar del glamour, a pesar del lujo. Fué un matrimonio triste que espero Dios sane y restaure.

No es posible que nosotros como padres, no tengamos conciencia de lo que es el matrimonio, de la diferencia entre unos XV Años y una Boda.

Tal vez sea porque no tenemos conciencia de nuestra relación con Dios, de la finalidad de nuestra propia vida y no podemos por tanto, hacerles sentir a nuestros hijos que su propia vida es tan valiosa que Dios mismo los creó.
Una Boda es la unión de dos seres que se aman, que tienen el propósito de vivir juntos por toda su vida; para gozarse uno al otro; para hacer feliz al otro.

Voy a comentarte un testimonio propio:
Alguna vez tuve una visión en donde salí de mi cuerpo, viajé por el Universo, pero no un universo oscuro, sino lleno de luz y de estrellas, en donde al final estaba la Virgen.
En otra ocasión viajé a un lugar lleno de dolor, lleno de angustia en donde había muchos hombres y muchas mujeres llorando, gritando.
Reconocí a dos personas ya fallecidas entre muchas otras: pedían su anillo de bodas.
Eran las almas de personas que o no se casaron o no cumplieron con sus votos matrimoniales.
Eran las almas de personas que rompieron su relación matrimonial como pareja y en su vida terrena, no se perdonaron mutuamente, no se reconciliaron.
Eran almas sufrientes.

Sentí que me hundía, que me perdía, después fuí a otro lugar mucho más tenebroso, con más dolor del que no podía salir. Sólo una fuerza superior logró sacarme: Jesús.

No me gusta comentar ésto, pero debo hacerlo. Son mensajes que se nos da, para compartirlos.
He sabido de personas que han visitado el Purgatorio (que es el lugar que visité) pero en distintos sitios: en donde hay personas lujuriosas, en donde hay personas avaras, etc. No todos están en el mismo sitio.

Si piensas casarte, por favor ten conciencia de que el matrimonio no es sólo el vestido, sólo la fiesta. Es realmente un pacto, una alianza-sacrificio que se hace ante el altar.
No me gusta dar éste testimonio por aquello de las personas que por miedo a no poder cumplir, decidan no casarse.
Esto sería una tontería: Si conoces a Dios, si te casas sabiendo que es Su Voluntad el que lo hagas, sabrás que será El quien lo conduzca a buen puerto.

Si se vive en unión libre, tampoco se cumple con la Voluntad de Dios.

Te dirás como muchos: ¿y a mí qué me importa la Voluntad de Dios; qué Dios es ése que no me deja libre?
¿Donde queda el libre albeldrio y mi toma de decisiones?

Tendrías razón en preguntarlo, pero no razón en tus conclusiones: Dios nos da libertad. La libertad tiene límites; de otro modo, sería libertinaje.
Y nos da una libertad con límites, por nuestro propio bien. Nos da la libertad de elegir entre el bien y el mal.
El bien nos da felicidad.
El mal termina por hacernos padecer.

La felicidad no es ausencia de dolor, es aceptación del dolor y del gozo.
La toma de decisiones se da siempre: Tenemos que elegir entre ir o no ir a una fiesta. Tenemos que elegir entre salir o no, etc.
¿Y en qué nos basamos para tomar ésas decisiones? Entre el conocimiento que tenemos del bien y el mal. Sabemos que se hace mal y muchas veces, lo hacemos; tal vez nos haga gozar por un momento, pero a costa de mucho dolor después. El viejo dicho de "Y lo bailado, ¿quién me lo quita?" lo aplicamos mucho. Por 1 hora de baile sin permiso de nuestros padres para asistir a él, terminamos sufriendo el castigo por nuestra desobediencia.

Te pido por favor, pienses en lo que te he compartido y tomes las mejores decisiones, aquellas que te lleven por el camino de la felicidad duradera; no por el que te lleve por el gozo momentaneo y el dolor eterno.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores