GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¿Cabeza o corazón?

Hace un tiempo, empecé un tema en los foros de Catholic.net sobre si el hombre es la cabeza y la mujer el corazón de un matrimonio. He terminado por aceptar que es así
Me ayudaron algunos foristas, me ayudó el escuchar el Evangelio durante mucho tiempo, pero sobre todo me ha ayudado el Espíritu santo através de recuerdos, através de historias, através de vivir la vida.

Para que un cuerpo funcione como debe, la cabeza debe estar bien puesta y el corazón ardiente.

Ni el corazón debe mandar a la cabeza porque no la deja pensar, ni la cabeza puede mandar al corazón porque sus leyes son distintas a las de la razón.

El hombre cuida de su mujer, como Cristo a su Iglesia.
La cabeza para funcionar adecuadamente necesita del cuerpo funcionando perfectamente. Para que éso sucede, necesita "escuchar" al cuerpo. El cuerpo da síntomas que el cerebro percibe y en base a éso reacciona y envía lo necesario para que funcione el asunto.

La Iglesia es el cuerpo místico de Cristo. La mujer y sus hijos son el cuerpo del hombre. Y el hombre es la cabeza de ése cuerpo.

Tal vez el problema real sea el tamaño. La cabeza es más grande que el corazón y por lo tanto abarca más que el corazón. Tal vez con ésa forma tan sencilla de verlo tal como lo vería un niño sea más fácil de entender porqué el hombre tiene más intereses que la mujer.

A la mujer le basta su casa, sus hijos, su esposo, su familia para estar plena.

El hombre necesita más que éso para sentirse pleno.
El hombre necesita desarrollarse en más ambientes que la mujer: en el aspecto laboral, en el aspecto social, en el aspecto familiar, en el aspecto económico, en el aspecto físico.

A la mujer le basta lo cercano a ella.

Comparto la palabra de Dios que tomé de un forista en Catholic.net, así como unos proverbios al respecto de la cabeza y el corazón. Si analizamos bien las palabras podemos entonces entender muchos de los problemas que pasamos los matrimonios.
Ahora bien, una cosa es entender y otra es vivirlo. También comparto algunos tips que pueden servir a las parejas a entender qué espera su cónyuge de cada uno.
Por supuesto que cada hombre es distinto, tiene sus propias necesidades e intereses, pero básicamente son: laborales, sociales, familiares y físicos. En ése órden.

laborales-Necesita sentirse seguro económicamente para poder sostener a su familia
sociales-Necesita sentirse aceptado por la sociedad en la que se desenvuelve. Tener un lugar respetable en ella. Y la mujer puede y debe ayudarlo a conseguir ése lugar.
familiares-El hombre ve a la familia desde una perspectiva distinta a la de la mujer. El busca sostenerla y la mujer necesita su afecto.
físicas-El hombre necesita tener completa su necesidad física, el cuidado de su cuerpo y el de su familia para sentirse bien. La mujer lo ve desde otra perspectiva: la de la seguridad de ella y de sus hijos.

La mujer tiene las mismas necesidades pero curiosamente son en otro órden:
físicas-necesita sentirse protegida
familiares-necesita sentirse segura ella y sus hijos. Una cosa que el hombre olvida es que la mujer tiene el corazón más pequeño que su cabeza, pero en él caben muchos afectos: sus hijos, su esposo, sus padres, sus hermanos, sus amigos, sus suegros, sus cuñados, hasta vecinos si son cercanos.
sociales-Necesita ser aceptada socialmente, pero no es tan importante como lo es para el hombre
laborales- No necesita tanto la aceptación en el trabajo como la de su familia. Al contrario del hombre que ése es su principal interés.

José Mauricio Altamirano
Foros de Catholic.net

Al leer la carta de Pablo a los Efesios nos quedamos sorprendidos cuando llegamos a un punto determinado. Quiere el Apóstol dar consejos sobre la vida cristiana, y, al hablar a los casados, se eleva a unas alturas teológicas y místicas sorprendentes (Ef 5,21-33)

Viene a decirles sin más:

-Esposos, ¿saben quiénes son ustedes? Son Cristo y su Iglesia. Porque Cristo los ha tomado como el signo viviente de lo que Cristo es y hace con su Iglesia.
¿Y quieren saber cómo se deben portar entre los dos? Miren a Cristo, miren a la Iglesia, y hagan ustedes exactamente lo mismo que Cristo y la Iglesia se hacen el uno con el otro.

Es curioso este modo de hablar. Para explicar lo que es Cristo y su Iglesia, Pablo recurre al matrimonio:

-¡Jesucristo se ha desposado con la Iglesia! La Iglesia y Jesucristo son dos enamorados, y se quieren tanto y se dan con tanto amor el uno al otro, como dos esposos que se aman intensamente.

Ante este hecho, Pablo se dirige después al marido y a la mujer, para decirles:
-¿Quieren saber lo que tienen que hacer ustedes para que su matrimonio sea perfecto y sea feliz? No tienen más que mirar lo que le hace Cristo a su Iglesia y lo que la Iglesia le hace a Cristo. Hagan ustedes lo mismo, y no se van a equivocar.

Así, de una manera tan elevada y sublime, habla Pablo sobre el matrimonio, del que dice las palabras famosas:

“El matrimonio es un misterio grande, referido a Cristo y a su Iglesia”.
El matrimonio, es una estampa de Cristo y la Iglesia. Y Cristo y su Iglesia son el modelo del matrimonio cristiano.

Pablo se remonta al Antiguo Testamento y se encuentra con los amores de Dios e Israel, de los cuales dice Isaías:

“Como un joven se casa con su novia, así te desposa tu Creador; la alegría que encuentra el marido con su esposa, la encontrará Dios contigo” (Is 6,5)

Jesucristo, al venir al mundo, se buscó una novia para desposarse con ella. Esa novia no era otra que la humanidad. Pero, ¿cómo encontró a la humanidad?
Sumida en la mayor abyección. Pecadora a más no poder. No pasaba de ser la prostituta más repugnante. Y, sin embargo, Jesucristo se dijo:

-¡Con ésta, con ésta me he de desposar!

¿Y qué hace Jesucristo para convertir a esa novia tan abyecta en la mujer más preciosa?
Nada menos que entregarse por ella a la cruz. Con el detergente de su propia Sangre, Jesucristo lavó, purificó, embelleció a la humanidad caída de tal manera, que la convirtió en una novia resplandeciente de hermosura, hasta poder exclamar enajenado:

-¡Qué belleza la de esta Novia mía!


Que dicha la mía, que dicha la de todos nosotros, que a pesar de lo que he ofendido a Dios, El me ama y recibe con todas mis ofensas.

¿Atribuciones de cada uno, hombre y mujer?
Mas claro que la luz del sol en pleno medio día de verano, copio de nuevo otra parte del artículo del Padre Pedro:

“El marido es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia, el salvador del cuerpo…. Maridos, amen a sus mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella... Quien ama a su mujer se ama a sí mismo. Porque nadie aborrece jamás su propia carne; sino que la alimenta y la cuida con cariño, lo mismo que Cristo a la Iglesia”…

¡Hay que ver lo que Pablo pide a los maridos, para ser imitadores de lo que Cristo hizo y sigue haciendo por su Iglesia!... Siguiendo estas pautas de Pablo, el hombre con su machismo se convierte en el caballero más galán…

Pablo se vuelve después a las casadas, les muestra su condición, y les pide tantos heroísmos como a los maridos:

“Como la Iglesia está sumisa a Cristo, así también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo”.

La tan traída y tan llevada liberación femenina, tan deseada y tan legítima, tiene dentro del matrimonio unos límites infranqueables, los mismos que la Iglesia, ¡tan libre!, tiene con su Esposo Jesucristo.

Vemos así cómo Pablo presenta la moral matrimonial, y se limita a decir:

-Mujer, respeta y sométete a tu marido, siguiendo el ejemplo de la Iglesia, siempre obediente a Jesucristo. Mira en tu marido a Cristo, y qué fácil te será complacerle en todo.
-Marido, vuélcate en amor a tu mujer. Hasta que llegues a morir por ella como Cristo murió por su Iglesia, tienes mucho que recorrer en tu entrega a tu mujer querida.


http://www.proverbia.net/boletines/boletin011.html

¿Quien rige tus actos? ¿Tu cabeza? ¿Tu corazón? ¿O ambos?

Dejarse llevar siempre por la pasión no es bueno. Regirse sólo por la razón le quita aliciente al ejercicio diario de vivir. Pero, ¿en que porcentaje habría que combinarlos? ¿al 50%?. Y lo que es más difícil de contestar, ¿cuándo debemos ser más racionales y cuándo más pasionales?.

Demasiadas preguntas de difícil respuesta.

Pienso que dependiendo de la situación uno debe tomar la determinación, no creo que exista una regla general para estos casos, de ser así, la razón siempre nos guiaría. No creo que sea trabajo del corazón poner reglas.

René Descartes, filósofo y matemático francés del siglo XVII, dijo: "La razón o el juicio es la única cosa que nos hace hombres y nos distingue de los animales." Así es, pero estoy más de acuerdo con Henry Amiel, escritor suizo: "El hombre se eleva por la inteligencia, pero no es hombre más que por el corazón".


Frases célebres

Si la razón hace al hombre, el sentimiento lo conduce.
Enviar frase a un amig@ Rousseau, Jean Jacques
El hombre se eleva por la inteligencia, pero no es hombre más que por el corazón.
Enviar frase a un amig@ Amiel, Henry F.
Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano.
Enviar frase a un amig@ Confucio
Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón.
Enviar frase a un amig@ Yourcenar, Marguerite
La razón se hace adulta y vieja; el corazón permanece siempre niño.
Enviar frase a un amig@ Nievo, Ippolito
El hombre tiene corazón, aunque no siga sus dictados.
Enviar frase a un amig@ Hemingway, Ernest
La razón puede advertirnos sobre lo que conviene evitar; sólo el corazón nos dice lo que es preciso hacer.
Enviar frase a un amig@ Joubert, J.
La razón no me ha enseñado nada. Todo lo que yo sé me ha sido dado por el corazón.
Enviar frase a un amig@ Tolstoi, Leon
La razón es un monarca condenado a luchar de continuo con las pasiones sublevadas.
Enviar frase a un amig@ Balmes, Jaime Luciano
La razón es también una pasión.
Enviar frase a un amig@ D'Ors, Eugeni
La razón obra con lentitud, y con tantas miras, sobre tantos principios, que a cada momento se adormece o extravía. La pasión obra en un instante.
Enviar frase a un amig@ Pascal, Blaise
La razón o el juicio es la única cosa que nos hace hombres y nos distingue de los animales.
Enviar frase a un amig@ Descartes, René
El pensamiento es el corcel; la razón el jinete.
Enviar frase a un amig@ Sand, George
El corazón tiene razones que la razón ignora.
Enviar frase a un amig@ Pascal, Blaise
Sin pasión, el hombre sólo es una fuerza latente que espera una posibilidad, como el pedernal el choque del hierro, para lanzar chispas de luz.
Enviar frase a un amig@ Amiel, Henry F.
Los deseos deben obedecer a la razón.
Enviar frase a un amig@ Cicerón, Marco Tulio
Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas. ¿Qué valdría la vida?


Benavente, Jacinto

Tips prácticos sobre el noviazgo y el matrimonio

Seguramente eres mujer quien lee éstas líneas. Y digo seguramente porque a las mujeres nos interesan mucho éstos temas. Por supuesto que a los hombres también, pero nuestra naturaleza nos lleva a buscar las preguntas a nuestras dudas e inquietudes mucho más que a los hombres.

Los tips que voy a darte no son tomados de ningún libro, ni de ningun otro lado que no sean mis propias experiencias. Espero te sirvan.


¿ELIGES O TE ELIGEN?

-Lo primero que debes saber es que no eres tú quien elige a la persona con la que decides salir, él te eligió a tí primero. ¿Sorprendida?

Tú sólo aceptas o no aceptas. Ese es tu privilegio.
Yo recuerdo por ejemplo que tuve varios pretendientes y elegí de acuerdo a mis propios intereses, a mis propias metas y visiones. Yo acepté a mi esposo como tal porque cumplía mis expectativas.

-Lo segundo que debes saber es que te eligió por una causa que va mucho más allá de la parte física o de tu dinero. Contrario a lo que muchas piensan. No tiene que ver con que seas bonita o no, seas simpática o no, con que tengas dinero o no.
O tal vez sea a causa de ello, pero no por las causas que tú piensas.
Normalmente te pareces en algo a la persona que influye en él. ¿Todavía sigues aquí?

Las mujeres, normalmente elegimos de acuerdo a nuestras propias expectativas: ya sean económicas, ya sean de estatus en la familia, ya sea porque esperamos formar una familia y vemos que él es el adecuado, etc. Esas son nuestras expectativas

-Lo tercero que debes saber es que él espera de tí algo. Algo que va mucho más allá del sexo o de una posición económica.
Espera que le ayudes a conservar o a tener un lugar en su propia familia. ¿Ya te dió el patatús?


¿PÓRQUE TE ELIGIO?
La persona que más influye en él, no siempre es la madre. Puede ser una tía, una hermana, una abuela. O incluso, todo un núcleo familiar, como en el caso de mi esposo.

La familia a la que él le interesa que lo situes, no siempre es su propia familia: su papá, mamá, hermanos. Sino su familia. La que él considera su familia. Todo depende de la formación que tuvo.
Habemos personas que nos desenvolvemos dentro de nuestra familia más allá de papá, mamá, hermanos. Nos vinculamos afectivamente con otros miembros de la familia, ya sea paterna o materna y aveces de ambas.

Pues con todas ésas personas espera te vincules. Son su familia. Y puede ser bien variada como en el caso de mi esposo en que se juntaban tíos, primos, padres, hermanos.
Y espera que te lleves bien con todos, que te intereses en todos. No quiere decir que MANDES a todos, sino que te intereses en todos, que ames a todos.

Por supuesto que cada hombre es distinto, cada uno tiene una diferente formación, cada uno tiene una distinta idea de quienes son su familia.

Aquella frase de "me casé contigo, no con tu familia" es la peor que puede esgrimir una mujer. Si empiezas pensando éso, estás a un paso de fracasar en tu matrimonio.


LO QUE NO DEBES HACER

-Es mucho más sencillo que tu esposo acepte y se adapte a tu familia, porque al aceptarte te aceptó con todo y todo, con el paquete completo.

-Tu esposo no espera que dejes de ir a ver a tu familia. Eres tú la que decide si sigue frecuentándolas o no. Pero NUNCA intentes separarlo de su familia, aunque él hable mal de ella, aunque él se queje de ella.

-Tu esposo espera que lo acerques a su familia, no que lo alejes de ella.

-Tu esposo puede soportar tus malos humores, incluso tus arrebatos, pero NUNCA soportará que realices cualquier acción que lo separe de su propia familia.

-Tu esposo puede soportar que hables mal de él, si así te nace, pero NUNCA soportará que hables mal de los miembros de su familia.


LO QUE SI DEBES HACER

-Tratar de interesarte en cada miembro de su familia

-Tratar de vincularte con cada miembro de su familia.

-Tratar de vincularlo con su propia familia si es que está alejado de ella. Servirle de puente.

-Si no puedes hablar bien de ellos, mantente en silencio.

-Si no puedes realizar ningún acto por su familia, por lo menos no hagas ninguno en contra de ella.

-Y sobre todo, darle su lugar siempre y en todo momento ante los miembros de su propia familia.



Por supuesto que éstos tips son también para los hombres. Pero muchas veces es más sencillo hablarle al corazón que es pequeño en tamaño pero está más cerca de Dios que la razón.

El hombre debe tratar a su mujer con respeto y amor como Cristo ama a su Iglesia, ayudarla como El lo hace, sostenerla como El.
De otra manera, es muy fácil herir el corazón de su mujer.

Si un hombre no entiende lo intrincado que puede ser el corazón de su esposa es porque no se ha puesto a pensar que el ser humano sólo usa un 10% de su cerebro. La mujer usa todo su corazón es ahí en donde el corazón funciona a todo lo que da, mientras el cerebro se usa a un mínimo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores